Tu Navegador
Firefox
No funciona con IE
Login
Menú Principal
¿Quién está en línea?
14 usuari@(s) en línea (12 usuari@(s) navegando Foros)

Miembr@s: 0
Invitad@s: 14

más...

ecoestadistica.com

Nuevos Miembros
JoseFerrer 18/11/2015
Narci 22/2/2015
Leño 16/2/2015
Oscar 16/2/2015

VicenteDavid
5/1/2015
Busca en este Sitio
Translations
El Tiempo




Estado carreteras
Previsión temperaturas
Tabla de mareas
Meteored.com


Usuarios revisando este tema :   1 Invitad@s:





22 de Mayo de 2016: Quebrantahuevos 2016
Soci@ CC Lo Rat Penat
Registrado:
11/4/2006 22:46
Desde: València
Grupo:
Soci@s
Mensajes: 1262
Ausente
Llegaba un clásico en el calendario, la Quebrantahuevos, dónde cada año se realiza una etapa íntegra durante toda una jornada, de gran kilometraje, dureza y belleza paisajística. Esta vez decidimos aceptar la propuesta de Miguel Ángel Granero y para Enguera que nos fuimos, a enfrentarnos a 225 km, 5100 metros de desnivel y 8 puertos, amén de múltiples repechos.
Pese a lo atractivo del menú, con diferentes alternativas, fuimos pocos los asistentes, aunque bien avenidos. Estábamos en la salida Granero, Jaime, Anita, Al, Alberto Sánchez, Efrain, Jose Ferrer, Juan Fernández, Carlos (compañero que esperaba en Enguera) y un servidor sobre la bici. El Pelli se encargaría de ejercer las labores de jefe de ruta.
Salida a las 6 desde Valencia, para cargar bicis y desde las 7 horas desde Enguera. Divertida escena de Anita y yo corriendo hacia un bar para dejar nuestros aposentos. Al final salimos un poquito más tarde, pero ahí que nos pusimos en marcha en ligero ascenso. Tras un repecheo poco a poco, se notaba que iba a hacer calor del bueno.
Llegamos al tramo puntuable del alto de la Rosa, dónde tras el tilín-tilín, se sigue tranquilamente y se sube a ritmo, ya que sólo era una pequeña muestra de lo que estaba por llegar. Y tras una minibajada, llegamos al segundo puerto, el alto de Pelegrí. Ahí un servidor pone su ritmo, un tanto fuerte para lo que quedaba. Pero de nuevo Jaime es quién se lleva el gato al agua.
Ahora tocaba bajar hasta Ayora, primer avituallamiento. Pese al descenso, se notaba el viento bastante molesto e incluso peligroso por momentos, que iba a hacer acto de presencia durante el resto de la etapa.
De momento y tras los primeros 50 kilómetros las fuerzas iban muy bien, pero quedaba buena parte de dureza en los próximos 50, con el Caroche por detrás y el Cinto de la Cabra. Del Caroche por detrás destacar el ataque globero de dos ciclistas, que cayeron absorvidos tanto por Granero, Jaime, Anita y un servidor. Seguíamos llegando uno tras otro los ciclistas arriba, cerrando Juan Fernández el grupo. Tras el breve descenso, tocaba el Cinto de la Cabra, una agradable sorpresa, no por la carretera del principio, bastante gravillosa, pero si por los bellos paisajes que nos ofreció la misma.
Con un asfalto impecable fuimos subiendo, llegando Granero el primero, muy seguido de cerca de Jaime y un servidor. Grande Anita, como lo demostró toda la etapa y no se dejó apenas tiempo. Así como todos y cada uno de los asistentes, con mención especial a Juan Fernández, que cuando algunos descendíamos el se estaba enfrentando al último kilómetro del puerto.
Tras el descenso, tocaba terreno favorable hasta el almuerzo, pero con tramos como el largo repecho de entrada a Jarafuel, dónde ya se veían que tanto el calor como los kilómetros estaban haciendo daño.
Por suerte, almorzamos en un parque con sombra, dónde repusimos fuerzas, y es que lo más duro y lo más bonito estaba por llegar. Juan Fernández y Carlos se dan la vuelta, habiendo cumplido con nota la ruta alternativa.
Nada más salir en dirección a Cofrentes paramos a mear Granero, Jaime y yo, y pese a que la entrada al grupo pensamos que iba a ser sencilla no lo fue, hubo que darse un calentón nada bueno antes de entrar a Cofrentes, dónde por suerte el grupo aminoró la marcha para facilitar la entrada. Preciosa vista y foto, para seguir la marcha hacia el puerto que parecía ser Alcola pero que no recuerdo su nombre. Es ahí dónde el Pelli se nos pierde y tenemos que esperarle. Por suerte, había sombra y ahí le esperamos. Al iniciar, tocaba otro segunda categoría, el quinto de la jornada, pero con mucho calor y unos rampones que obligaban a poner las coronas más grandes.
De nuevo Jaime y Granero se van por delante, Anita y un servidor seguimos a nuestro ritmo de lugartenientes, Al aparece mostrando su calidad y veteranía, bravo por Efrén que tb supo doblegar con clase el puerto y cerrando el grupo iban Jose Ferrer y Alberto. Estos dos últimos corredores acusaron el esfuerzo de los puertos de antes, y tienen que subirse al coche para llegar a Cortes de Pallás, lugar de la comida.
Pese a descender algo, el terreno no se puede calificar como nada, ya que tiene muchas bajadas y subidas, algunas de piñón de 28 que a alguien le sorprendió.
Eso si, el paisaje es realmente bonito, a pesar del duro terreno que quedaba hasta Cortes. Conocimiento del medio por delante con Granero y Jaime, que hacen que Anita, Al y un servidor aguantemos compactos.
Efrén quedó descolgado, pero sin rendirse.
Fuente perfecta y horario perfecto para comer, pero el quinteto anterior decidimos subir antes la Muela de Cortés.
Puerto bonito dónde los haya, que junto con el Cinto de la Cabra me pareció de los más bonito de la ruta.
Pese a lo duro, se lleva un ritmo genial, y aguantamos en cabeza hasta arriba Jaime, Granero y yo. Anita se dejó muy poco, y Al un poquito más pero no demasiado.
Descenso peligroso por el aire lateral que soplaba, pero que hacemos ya con ganas de comer.
Buen parque y sombra para coger fuerzas. Quedaban 75 kilómetros, pero qué kilómetros, porque aún quedaba alguna sorpresa por el camino.
Tras comer, Jose y Efrain siguen en bici, mientras que Alberto tiene que retirarse debido a la falta de fuerzas.
Nada mejor para hacer la digestión que subir el Otonel. Bonito puerto desde luego, pero si la carretera estuviera con menos porcentaje tb sería bonito. Dos rampones durísimos de primeras, junto con la mala carretera que hacen sacar el regusto de la bilis.
Tras suavizar un poco, tocaba más aire, y un último kilómetro duro de cojones. Al fin arriba, y la sensación de que lo más duro había pasado. Y es que personalmente fue el momento que peor lo pasé de la ruta.
Tras ello, descenso dónde pierdo algo de distancia por mi torpeza, y repechos que quedaban sueltos pero que ayudan a entrar.
Descenso de nuevo a Millares, parada en la fuente dónde Pelli desaparece pero vuelve a aparecer, y tras darnos ánimos seguimos a por el último puerto de la jornada.
El alto de Millares se subió de lujo llegando por delante Granero, Jaime, Anita y yo. Llegarían poco después Efrén, Jose Ferrer y Al, sudando la gota gorda para defender el amarillo.
Tras la subida, bajada y algún repecho pero con aire a favor. Poco que destacar hasta Bicorp, dónde un servidor entraba y salía del grupo cabecero en función del porcentaje de la carretera.
En Bicorp, última parada para tomar un helado y afrontar los últimos 30 kilómetros. Jose Ferrer tiene que montar al coche, pero hay que reconocer que el Pirata de Benicalap se comportó de maravilla, así que chapeau por él.
Seguimos el sexteto, quedando descolgados Efrén, Al y yo, aunque luego entraríamos.
Último repecho duro en Quesa, que acojonaba bastante, pero después de lo pasado un servidor pone ritmo tranqui y no es tan fiero el león como lo pintaban.
Poco más que destacar que el sufrimiento de Efrén para cubrir los kilómetros finales pero que pudo acabar sobre dos ruedas.
Llegada triunfal a Enguera de todo el grupo, dónde buscamos los coches para ir cambiándonos y tomar el camino de vuelta a casa.
Durísima etapa pero reto superado.
Dar las gracias a todos por la compañía, en especial a Miguel Ángel Granero por el recorrido diseñado, belleza y dureza por doquier y que no defraudó a nadie.
Decir que aparte de Granero, Jaime fue quién se comió más kilómetros en cabeza, y eso es de agradecer.
Anita se comportó como una campeona, inmejorable su actuación.
Al supo tirar de casta y sufrir en los momentos clave para defender el maillot jaune, bravo por él!!
Efrén le echó muchos huevos, y pese a tener tramos dónde anduvo en solitario, no desistió nunca de su lucha.
Jose Ferrer se comportó muy valientemente e hizo todo lo que pudo sobre la bici.
Alberto aguantó hasta dónde pudo pero la falta de fondo y de cálculo le hicieron sucumbir. Pese a todo, ánimo para la próxima vez porque está en el buen camino.
El Pelli estuvo todo el día al volante, velando por la grupeta y todos sus componentes, así que mil gracias por ello.
Por último, un servidor disfrutó mucho, creo que supe calcular bastante bien mis fuerzas, aunque también tuve que enfrentarme a momentos difíciles sobre la bici. Eso si, en los descensos necesito mejorar.
Lo dicho, mil gracias y hasta la próxima!!!

Enviado el: 23/5/2016 23:06
_________________
Nemo me impune laccesit
Crear un PDF con este mensaje Imprimir este mensaje







Envíe su respuesta
PerfilNombre   Contraseña   Ingreso
Mensaje:


No puedes enviar mensajes.
Puedes ver mensajes.
No puedes responder mensajes.
No puedes editar mensajes.
No puedes eliminar mensajes.
No puedes crear encuestas.
No puedes votar.
No puedes adjuntar archivos.
No puedes hacer un envío sin aprobación.

[Búsqueda Avanzada]


¡Hazte Soci@ ya!
Sontamax